Un agutí de Terra Natura Benidorm vuelve a desplazarse con normalidad después de tratar su extremidad. Kalima, un agutí que habita en Terra Natura Benidorm, ha vuelto a recuperar su paso y se mueve con  normalidad después de haber sido tratado médicamente por el equipo de veterinarios del parque de naturaleza y animales. Este agutí (Dasyprocta punctata) comenzó hace unos días a tener una cojera muy marcada en la pata anterior derecha, lo que dificultaba los desplazamientos por su recinto y le impedía desplazarse con normalidad.

Al detectar este problema, por parte de los expertos del parque se procedió a anestesiarlo para observar que le pasaba en la palma de la extremidad. Los veterinarios descubrieron que tenía una astilla clavada, lo que le provocaba dolor y que no pudiera apoyar la extremidad.

Para tratar esta incidencia, en un primer momento, se eliminó la astilla,  limpió la zona con suero y se llevó a cabo una cura exhaustiva en el área afectada, administrando además antibióticos via parenteral y antinflamatorios vía oral durante unos días con el objetivo de evitar que se produjera una infección y ocasionara el agravamiento de la herida.

A pesar de esta primera actuación, la extremidad de Kalima empeoró al producirse un absceso. De ahí que ahora se haya tenido que volver a intervenir. En esta ocasión, tras las curas y desinfección de la zona, se ha decidido vendar la extremidad y continuar con la medicación oral. En estos momentos, el agutí presenta una notable mejoría y su cojera ha remitido casi por completo, por lo que ya se encuentra en su instalación habitual que comparte junto a dos hembras de titi león de cabeza dorada, ambas especies originarias de Centroamérica.

Nuevo compañero

A finales de septiembre, está prevista la llegada de un nuevo agutí en Terra Natura Benidorm. Los agutíes son grandes roedores y se caracterizan por mantener una dieta herbívora, basada fundamentalmente en el consumo de frutos y semillas que en estado salvaje adquieren de los árboles cuando trepan por ellos.

En ocasiones, olvidan estas semillas cuando las entierran para conservarlas y posteriormente degustarlas, lo que contribuye a favorecer la conservación de los ecosistemas a través del crecimiento de nuevas plantas. Pueden llegar a medir hasta 60 centímetros de largo y pesar hasta cinco kilos según la especie, conociéndose 12 especies de agutí distribuidas por América central y del sur.

En la actualidad sus poblaciones se han visto reducidas debido a la caza y a la deforestación, estando alguna de las especies de agutí en estado vulnerable según la UICN. Como curiosidad, suelen marcan su territorio con orina para mantener a otros congéneres alejados de él.

Un agutí de Terra Natura Benidorm vuelve a desplazarse con normalidad después de tratar su extremidad.

Un agutí de Terra Natura Benidorm vuelve a desplazarse con normalidad después de tratar su extremidad

Por Achus!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.